lunes, 3 de septiembre de 2012

TEORÍA INNATISTA


Su fundador fue Abraham Noam Chomsky, quien fuera lingüista, activista  y filósofo estadounidense. Nació en filadelfia el 7 de diciembre de 1928.  Es una de las figuras más representativas del siglo XX en el campo de la lingüística.  Propuso la gramática generativa. Su lingüística es una teoría de la adquisición individual del lenguaje. Se opuso al empirismo filosófico y adoptó el pensamiento racionalista cartesiano.

Chomsky plantea la teoría innatista desde su gramática generativa. Para comprender la teoría innatista es necesario conocer de ante mano los conceptos “competencia lingüística” y “gramática generativa”.  Entonces, la competencia lingüística se define como el conocimiento que el hablante-oyente tiene de su lengua tal como es representado por una gramática generativa. Ahora bien, la gramática generativa es una teoría que sustenta la competencia.
Chomsky describe la gramática de una lengua como un mecanismo para producir o entender oraciones (para generar). A esto se le conoce como “gramática generativa”. Es una gramática que refleja el aspecto creador del lenguaje humano y que hace que se diferencie con cualquier sistema de comunicación animal. Esto se fundamenta desde la denominación del lenguaje, donde somos capaces de comprender un número indefinido de expresiones que no hemos oído jamás y que no tienen ningún parecido físico a nuestra experiencia lingüística.

Entrando en materia sobre la adquisición del lenguaje, para Chomsky es una función biológica normal de los seres humanos, pues poseemos una propiedad mental o facultad que nos permite aprender la lengua de la comunidad en la que nos desarrollamos. Esta facultad es una de las propiedades biológicas, heredadas, genéticamente determinadas, que definen qué clase de sistemas cognitivos pueden desarrollarse en la mente humana. Chomsky denomina las propiedades biológicamente necesarias como “Gramática Universal” (GU).
El meollo de la teoría es  determinar cómo es posible que el niño adquiera el conocimiento de una lengua (la naturaleza de esta estructural mental innata). El empirismo tradicional considera que la mente tiene propiedades que permiten el análisis inicial de los datos de los sentidos. Mientras tanto los enfoques racionalistas plantean que la mente contiene unos principios que determinan la forma de los sistemas del conocimiento obtenido.
La teoría lingüística innata consiste en los universales lingüísticos, de los que el niño tiene un conocimiento implícito. Hay una predisposición innata del niño para aprender su lengua, para decodificar los datos que se le presentan. Él determina cuál de las lenguas es aquella a la que debe enfrentarse.

Chomsky se pregunta acerca de cuáles son los supuestos innatos sobre la naturaleza del lenguaje con los que el niño inicia el aprendizaje de su lengua materna, pero no establece una hipótesis sobre esquemas innatos que permitan explicar la adquisición del lenguaje. 
La gramática de una lengua es un sistema de reglas que especifica el conjunto de oraciones de esa lengua y asigna a cada oración una descripción estructural y las condiciones para un uso apropiado. Para Chomsky, conocer una lengua supone poder especificar la estructura profunda y superficial de una cantidad ilimitada de oraciones, relacionarlas adecuadamente y darles una interpretación semántica y una interpretación fonética a cada oración.
Sobre el aprendizaje del lenguaje, Chomsky dice que se pueden distinguir dos líneas generales en el modo de enfocar el problema de la adquisición del conocimiento, del cual en este caso especial sería el lenguaje. El enfoque empirista, según plantea que  esta adquisición está definida por mecanismos procesadores periféricos, elementales, innatos como son la audición, y por mecanismos procesadores de datos analíticos o principios de asociación. Estos mecanismos periféricos permiten analizar la experiencia.
La otra línea es el enfoque racionalista. Sostiene que, no solo se tienen mecanismos procesadores periféricos, sino que también hay ideas y principios innatos que determinan la forma del conocimiento adquirido. Pero para que estos mecanismos innatos se activen es necesaria la estimulación adecuada. A esta postura racionalista, Chomsky añade que no se puede enseñar el lenguaje, sino solo presentar las condiciones en las que se desarrollará espontáneamente en la mente.
Desde esta postura Chomsky realiza su teoría innatista, puesto que según su enfoque racionalista, en el niño son innatos los fundamentos biológicos que requiere el lenguaje humano. Esto se contrasta con el empirismo moderno, para quienes la estructura del lenguaje es independiente de las facultades mentales innatas y se aprende por medio de condicionamientos (Skinner) o por medio de procesamientos.
De acuerdo con Chomsky “para llegar a comprender cómo el lenguaje se usa o adquiere, se debe estudiar separadamente un sistema cognoscitivo, un sistema de conocimientos y creencias (se desarrolla en los primeros años de de la infancia, y estudiar el sistema de la competencia lingüística.
La gramática universal (GU) es una propiedad innata del entendimiento. Esta teoría especifica determinado subsistema de reglas que constituyen el armazón estructural de cualquier lengua. Entonces se puede postular que la gramática universal proporciona el esquema al que tiene que sujetarse toda gramática particular (GP).
Para ampliar el concepto de gramática universal y particular, en opinión de Chomsky todos los seres humanos poseen una gramática universal y biológica decodificada en el ADN. Esto supone que al nacer los niños llevan unos conocimientos lingüísticos ya “instalados” y que permiten el aprendizaje del lenguaje a gran velocidad. Los mensajes de los adultos no serían modelos que se deban imitar, sino una serie de estímulos que ponen en marche el sistema lingüístico con que viene el niño. Entonces, cuál sería la razón para que existiere diversidad de lenguas.  Pues, a la diversidad lingüística Chomsky la toma en lo superficial. En su opinión, todas las lenguas comparten estructuras profundas idénticas. Los conocimientos innatos son iguales para todos los niños. La lengua que lleguen a hablar dependerá del tipo de entorno en el que se encuentra. Así pues, todos los niños parten de una gramática general hasta llegar a una gramática particular, que será producto del tipo de lengua de sus padres.
Algunos conceptos por los cuales se verifica la teoría innatista de Chomsky son tomados desde el desarrollo del habla infantil. Tales como el maternés, que es un tipo de lenguaje que los padres tienen con los niños. Este es uno de los argumentos más sólidos por el cual se expone la idea de que el lenguaje no se aprende por imitación, ya que el estímulo que reciben los niños por parte de los padres es demasiado pobre para que éste pueda crear una gramática tan compleja en tan corto tiempo.
Otro concepto que argumenta a la teoría es el lenguaje como instinto. Este nos explica que el niño aprende a hablar antes de que necesite verdaderamente el lenguaje para comunicarse, ya que sus necesidades básicas están cubiertas. Otra postura muy fuerte sobre el lenguaje como instinto la describe el científico Eric H. Lenneberg quien habla de un periodo critico para el lenguaje. Explicado con más detalle, lo que se sustenta es que el lenguaje sólo se adquiere en los cuatro primeros años de vida, y no de 10 a 14 años o de 24 a 28 años.


Fuente
El innatismo lingüístico de Noam Chomsky y sus antecedentes históricos.
Lenguaje, cuerpo y mente: claves de la psicolingüística. 

Preguntas:

• ¿En qué consiste la gramática universal y la gramática particular?
• Teniendo como criterio el desarrollo del habla infantil, ¿Cómo se define el maternés?
•¿ Quién es el generador de la teoría innatista? 


Manuel Monsalve, Eliana Marcela Parra, Laura María Henao y Miguel Arnobi Góez Vásquez. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada